La "trinidad política" que se conjugó para archivar una ley clave para Macri

La "trinidad política" que se conjugó para archivar una ley clave para Macri

Relación con los gremios.
Con la CGT sin postura unificada, el peronismo decidió no avanzar en el Congreso. Se suma el antecedente de la violencia por la reforma previsional.



El Palacio, Azopardo y la calle. Mauricio Macri aplazó, para otro tiempo y otro texto, la reforma laboral. No la mandará para las sesiones extraordinarias de febrero ni, excepto un inimaginado cambio de clima, el resto del año.

Tres territorios, políticos y simbólicos, se anudan detrás de la decisión presidencial. En el Senado, el peronismo que tiene mayoría ya la volteó una vez, en diciembre. En la CGT, la dispersión obtura toda negociación. Con el PJ y los sindicatos en zona incierta, la calle se recorta como un foco crítico, con el antecedente de las protestas por la reforma Previsional, ese mix de marchas y cacerolazos que castigó al Gobierno.

Fue esa "trinidad política", que hermana sin jefe único ni acuerdo de fondo al peronismo, la CGT y la protesta callejera, la que hizo que Macri desista de zambullirse en una cruzada imprecisa por la reforma laboral.

En diciembre, la Casa Rosada logró la sanción de la reforma que retocó a la baja la fórmula de actualización de las jubilaciones porque asoció en la necesidad a los gobernadores. De ese "ahorro" del ANSeS dependen, por caso, compensaciones para las cajas previsionales provinciales.

El PJ territorial, primero -casi sin ruido, comparado con lo que vino después- en el Senado, luego en Diputados, jugó y se arriesgó a poner a sus legisladores a votar.

La reforma laboral no genera esas empatías. Los gobernadores no tienen incentivo por entrar en ese pulseo y el PJ palaciego, que encarga Miguel Angel Pichetto, invoca una cláusula muy peronista: votarán lo que la CGT les pida, directa y explícitamente, que voten.

Eso no ocurrió ni, parece, ocurrirá. La central de Azopardo está rota en los hechos, aunque continúe el triunviro, y sin resto político para alinear al planeta sindical detrás de la reforma que Macri juzgó imprescindible.

Cuando Pichetto mandó a marzo el proyecto laboral avisó que no lo trataría hasta que la jerarquía sindical visite a los senadores para dar un OK, fuerte y claro, al texto que CGT negoció con Jorge Triaca.

En esos días, una comitiva gremial había volado rumbo al Vaticano -en busca de una foto que el Papa Francisco no les concedió- mientras otros gremios, entre ellos Camioneros, movilizó contra el proyecto. Cuando Pablo Moyano habló de la "ley Banelco" de tiempos de la Alianza, Pichetto tuvo el argumento para desactivar el debate.

El gesto público estuvo planeado: tendría formato de una solicitada -que estaba prácticamente redactada- y se publicaría el martes previo a Navidad. En ella varios de los principales gremios respaldarían la reforma y dirían que habían logrado eliminar del texto los tramos "tóxicos".

En esos días, la discusión previsional escaló en el Congreso y en la calle. Al final, el gobierno tuvo su ley pero los efectos de esa batalla todavía perduran. La reforma laboral, que ya no era la que Macri había pensado, pasó a archivo.

 

Pablo Ibáñez

Registro Propiedad Intelectual: 5344702.

Propietario Arte Gráfico Editorial Argentino S.A. © 1996-2018

Clarín.com - Clarín Digital - Todos los derechos reservados.

 


Marcelo



La "trinidad política" que se conjugó para archivar una ley clave para Macri

Compartir en Redes Sociales