Tras el secuestro y tortura de la docente de Moreno, Corina de Bonis en la tarde del miércoles, los dirigentes políticos y gremiales de todo el arco opositor repudiaron y exigieron ayer el esclarecimiento inmediato de los hechos. Además, acompañaron la masiva marcha nacional en defensa de la educación pública y por el derecho al salario digno de los maestros que se realizó desde el Ministerio de Educación hasta el Congreso.

El bloque de Diputados del FpV-PJ expresó en un comunicado el “repudio absoluto ante el secuestro y la tortura que sufrió la docente Corina de Bonis” y exigió “a las autoridades pertinentes el esclarecimiento inmediato de este aberrante hecho, propio de las páginas negras de la historia argentina”. “Enviamos nuestra solidaridad y acompañamiento a lxs trabajadorxs de la educación como así también a toda la comunidad comprometida con un país sin hambre, con educación pública y oportunidades para todos”, escribieron, horas después de que el bloque de Cambiemos hiciera fracasar –por falta de quórum– la sesión especial en la Cámara baja convocada por un amplio espectro de la oposición para tratar proyectos de ley vinculados a la crisis de financiamiento en el sistema educativo.

Desde el Frente Renovador mostraron “preocupación ante las acciones criminales” sufridas por la maestra cuando regresaba a su casa luego de organizar ollas populares en el Centro Educativo Complementario 801 y manifestaron su acompañamiento a los pedidos de investigación “para dar con los responsables de este despreciable ataque”. Por su parte, el diputado Felipe Solá tuiteó: “No podemos permitir que mueran más docentes por fallas de infraestructura escolar ni tampoco que se los persiga y amedrente por reclamar condiciones dignas de trabajo. ¡Educación Pública para siempre! Torturas nunca más”. En ese sentido, el legislador massista Daniel Arroyo señaló en diálogo con PáginaI12 que “hay una responsabilidad por parte de los gobiernos nacional y provincial que confrontan con los docentes, en lugar de hacer propuestas reales”. “Nadie está cuidando a los docentes en Argentina, son objeto constante de maltrato”, sentenció. 

“Secuestraron, golpearon y amenazaron a una docente en Moreno por organizarse y reclamar ante la grave situación de las escuelas. Dijeron basta después de las muertes de Sandra y Rubén y ahora atacan a la docencia con métodos de la dictadura”, manifestó el diputado del PTS-FIT Nicolás del Caño en su cuenta de Twitter, al tiempo que criticó la ausencia de los legisladores oficialistas en la sesión especial.

La CGT también expresó su repudio a través del secretario de Políticas Educativas, Sergio Romero (UDA), quien le reclamó al Gobierno que aclare este “repugnante” hecho lo más pronto posible y que “se castigue con todo el peso de la ley a los responsable”. Además reivindicó la actitud de De Bonis de trabajar junto a los padres en la organización de la comida para los alumnos. Por otra parte, la gobernadora Vidal (ver aparte), los ministros de Educación nacional y provincial, Alejandro Finocchiaro y Gabriel Sánchez Zinny, dedicaron un par de líneas en sus redes sociales para repudiar el violento ataque contra De Bonis.

El PAIS

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar