Axel Kicillof-Verónica Magario se impondrían el 27 de octubre con la misma amplitud que en las Paso, consiguiendo guarismos que los ponen nítidamente por encima del 50 por ciento y con chances de llegar al 55. Muy lejos quedaría María Eugenia Vidal. La intención de voto refleja no sólo que el 72 por ciento opina mal o muy mal de la gestión de Mauricio Macri, sino que también el 57 por ciento es muy crítico de lo hecho por Vidal. La gobernadora dejó de ser una especie de intocable en las encuestas y entró en la debacle general de Cambiemos.

Trespuntozero, la consultora de Shila Vilker, entrevistó un total de mil bonaerenses, a través de su panel online, respetando las proporciones por edad, sexo y nivel económico social, además de la distribución por lugar de residencia. En las distintas categorías, para presidente y para gobernador, el Frente de Todos mejora respecto de las Paso, mientras que Vidal había mejorado algo, pero en la última medición ya se volvió a los mismos porcentajes de las Paso, con leve aumento a favor de Kicillof-Magario.

En territorio bonaerense, la fórmula Fernández-Fernández puede sacarle 25 y hasta 27 puntos de distancia a Macri-Pichetto. Con semejante ventaja, el corte de boleta para que Vidal se acerque a Kicillof-Magario tiene que ser monumental y la propia encuesta indica que es escaso. Sólo un seis por ciento dice que probablemente corte boleta, un porcentaje que luego en el cuarto oscuro se reduce.

Si se tienen en cuenta los núcleos duros de cada fuerza, el FdT puede llegar y a traspasar por poco el 55 por ciento, una cifra descomunal. Juntos por el Cambio parece tener un núcleo duro, en territorio provincial, de alrededor del 30 por ciento. Esto hace que, a tres semanas de las elecciones, haya poco suspenso, más teniendo en cuenta que en la provincia no hay ballotage y se gana por un voto.   

 

Escenario electoral provincial

EL PAIS

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar