El presidente argentino Alberto Fernández llegó en la tarde del jueves a Roma para iniciar el viernes en el Vaticano una semana muy intensa que lo llevará a entrevistarse con el papa Francisco y con los mandatarios de cuatro de los principales países de la Unión Europea, Italia, Alemania, España y Francia. La agenda parece abierta pero la situación económica de la Argentina y las negociaciones con el FMI parece que serán temas centrales de los encuentros.

Varios diplomáticos esperaron al presidente y su comitiva en el aeropuerto de Fiumicino, entre ellos la encargada de la embajada ante la Santa Sede María Julia Rodríguez y el ambajador ante el gobierno italiano, Tomás Ferrari.

Pocos minutos después de haber aterrizado el vuelo de Aerolíneas Argentinas, el presidente se dirigió a su primer encuentro internacional con el estadounidense David Beasly, director ejecutivo del Programa Alimentario Mundial (WFP), el organismo de asistencia alimentaria de las Naciones Unidas y uno de los tres organismos de la ONU con base en Roma. Los otros dos son la FAO (Organización de Naciones Unidas para laAgricultura y la Alimentación) y el el FIDA (Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola). La oficina de prensa del WFP preciso que no estaba previsto ningún comunicado de prensa sobre el encuentro. El sábado, por otro lado, el presidente Fernández tiene previsto encontrarse con otro dirigente de Naciones Unidas, el director de la FAO, el chino QU Dongyu.

El viernes 31 será de todas maneras el día más intenso para el presidente, en el Vaticano y en Italia. Gran Bretaña concretará su Brexit ese día, es decir su salida formal de la Unión Europea, una fecha que muchos europeos e ingleses recordarán con mucho pesar, y Fernández será recibido por el papa Francisco en el Vaticano y por las autoridades de Italia. En torno a las 10.30 de la mañana está prevista la audiencia en el Vaticano y no se descarta que si se habla del Brexit, pueda salir a relucir también el tema Malvinas y el eventual cambio en las negociaciones ante esta nueva realidad.

https://www.dailymotion.com/video/x7ran18 Antes de la audiencia, al parecer, Fernández asistirá a una misa en la basílica de San Pedro, a un paso del lugar donde estará alojado, la Embajada Argentina ante la Santa Sede. No es la primera vez que Fernández y el Papa Francisco se encuentran, pero sí la primera como jefe de Estado. La última vez fue en 2018, cuando se vieron en la Casa Santa Marta, donde el papa Francisco vive y donde recibe a mucha gente para encuentros informales. En diciembre pasado, sólo tres días después de que Fernández asumiera como presidente, su esposa y primera dama Fabiola Yañez, fue recibida por el papa en el Vaticano. Junto a ella estuvieron otras esposas de mandatarios latinoamericanos que participaron de la inauguración de la nueva sede de Scholas Ocurrentes, una red de escuelas patrocinadas por la Iglesia Católica para fomentar la educación sin exclusión y que tiene sus antecedentes en las escuelas barriales impulsadas por el entonces arzobispo de Buenos Aires, Jorge Bergoglio. El encuentro del viernes tiene todas las características de una reunión formal y oficial, dado que se realizará en la Biblioteca del Palacio Apostólico, donde el papa -y sus predecesores- normalmente realiza estos encuentros oficiales y privados, con autoridades de todo el mundo. Primero se saludarán en la Sala del Tronetto, adyacente a la Biblioteca, y a la que tendrá acceso también la delegación que lo acompaña y un reducido grupo de periodistas, unos argentinos y otros regularmente acreditados ante la sala de prensa vaticana.

El presidente estará acompañado por su esposa, el canciller Felipe Solá, el secretario de Asuntos Estratégicos Gustavo Beliz, la ministra de Justicia Marcela Losardo, el secretario de Culto Guillermo Oliveri y el vocero de la presidencia Juan Pablo Biondi.

La agenda con el papa. Desde su ingreso a la Biblioteca, donde hay un gran escritorio ante el que se sienta el papa y frente al cual se deberá acomodar el presidente Fernandez, los periodistas empezarán a contar los minutos. Todas las miradas en efecto están dirigidas a conocer cuánto durará el encuentro. Un detalle nada desdeñable porque habla de la importancia de la reunión y del interés del pontífice. Se habla de unos 40-45 minutos, y no de sólo 22, como duró el encuentro con el ex presidente Mauricio Macri en febrero de 2016 y que al concluir mostró una cara muy seria de parte del papa Francisco.

Entre los temas por tratar con el papa no hay información oficial pero algunas fuentes dan por seguro que la deuda externa y la situación económica de la Argentina en general estarán entre ellos, pero también del Plan contra el Hambre lanzado por el gobierno y tal vez, el tema del aborto.

Fernández llega a Roma con el nombre de la nueva candidata para embajadora ante la Santa Sede, después de las polémicas por un candidato no bien visto por el Vaticano. Se trata de María Fernanda Silva , que ya tiene experiencia en temas vaticanos porque trabajó en esa sede diplomática durante la gestión del embajador Eduardo Valdés hasta 2015. De ser aceptada por el Vaticano, se convertirá en la primera mujer al frente de esa embajada y primera de origen afroargentino, porque su madre es de Cabo Verde.

Después del encuentro privado y cuando el papa salude a toda la delegación, compartirán los regalos que normalmente está previsto que se intercambien el pontífice y sus invitados. El segundo paso de Fernández en el Vaticano será un saludo al virtual primer ministro de la Santa Sede, el secretario de estado Pietro Parolin, un gran conocedor de América Latina porque fue nuncio (embajador vaticano) en Venezuela durante varios años.

No está previsto por ahora que el presidente haga una rueda de prensa pero no es de descartar que por la tarde, después de su encuentro con el primer ministro italiano Giuseppe Conte en Palacio Chigi a las 16 hora italiana y a las 17 hs con el presidente de la República, Sergio Mattarella, en el Palacio del Quirinale, pueda hacer algunas declaraciones. Su día terminará con una visita a la Casa Argentina, un ente cultural relacionado con la embajada, donde encontrará representantes de organizaciones de derechos humanos.

El viaje de Fernández continuará el domingo a Berlín donde el lunes encontrará a la primer ministra Angela Merkel. El martes continuará a Madrid donde se encontrtará con el presidente del gobierno español Pedro Sánchez. Ese día por la noche partirá a París para verse el miércoles con el presidente francés Emmanuel Macrón.