El Gobierno y el sector agropecuario empezaron a cerrar filas atrás de un trabajo conjunto que derivará en una ley consensuada para fomentar las exportaciones de alimentos procesados. En una reunión extensa en el Salón Belgrano del Ministerio de Economía, el Gabinete Económico recibió al Consejo Agroindustrial Argentino (CAA), con quienes pautaron los ejes centrales de una Estrategia Nacional Alimentaria (ENA), que tiene como meta subir la producción, darle valor agregado, generar empleo y aumentar las exportaciones en un sendero de desarrollo con inclusión.

Involucrado de lleno en el asunto, el ministro de Economía, Martín Guzmán, también dejó un mensaje político en la apertura del encuentro: “el camino para normalizar la economía y generar previsibilidad es trabajar juntos”, expresó, en el marco del intento oficializar de poner blanco sobre negro en la relación con el Círculo Rojo.

En la reunión, se constituyeron grupos de trabajo, uno de economías regionales, otro de carnes y el de medidas para facilitación burocrática del comercio exterior, con el objetivo de mejorar los costos logísticos. Estas mesas trabajarán dos semanas y el próximo 4 de noviembre volverán a reunirse Gabinete y Consejo para evaluar resultados.

“Lo que más queremos es cumplir con el compromiso electoral del año pasado, el compromiso electoral nuestro que es muy claro: recomponer la producción, el trabajo, resolver paulatinamente la pobreza en la argentina a partir del empleo. Tenemos muy claros los objetivos. Obviamente hubo una crisis importante en la balanza de pagos y a eso se suma la crisis de la pandemia que es global. Eso impacta a todos. Esto es el punto de partida, que es donde estamos, sé que esta mesa viene trabajando hace tiempo y han ido avanzando”, destacó el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

Los ejes de la ENA

El Gobierno comunicó que los puntos principales de la estrategia a seguir son los siguientes. 1. Aumentar la productividad de las distintas cadenas agroindustriales a fin de fomentar el agregado de valor, la generación de empleo y el crecimiento de las exportaciones.

2. Respetar la necesidad de mantener la recaudación tributaria en un contexto en el que se debe garantizar la sostenibilidad fiscal para alcanzar la estabilidad macroeconómica.

3. Garantizar el abastecimiento del mercado interno y resguardar el impacto sobre los precios de los alimentos en la mesa de las familias argentinas.

4. Implementar un plan de trabajo para alcanzar una mayor simplificación administrativa de los trámites vinculados a las exportaciones, involucrando diversas agencias y ministerios de modo de eficientizar los procesos productivos y facilitar el acceso a los mercados internacionales, especialmente para las pequeñas y medianas empresas agroindustriales.

El Estado y los privados

Del encuentro participaron además los ministros de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; y de Agricultura, Ganadería y Pesca, Luis Basterra; el presidente del BCRA, Miguel Pesce, la titular de AFIP, Mercedes Marcó del Pont; el secretario de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería, Jorge Neme; el secretario de Política Tributaria, Roberto Arias, y la jefa de Gabinete del Ministerio de Economía, Melina Mallamace.

En representación del CAA estuvieron el presidente de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, José Martins; el coordinador de la Mesa Nacional de las Carnes, Dardo Chiesa; el presidente de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) y el Centro de Exportadores de Cereales (CEC), Gustavo Idigoras; y el titular de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Jorge Chemes. También la presidenta de Bodegas Argentinas, Patricia Freuler, y el titular del Centro de Empresas Procesadoras Avícolas, Roberto Domenech.